Blogia
UN LUGAR PARA APRENDER FILOSOFÍA

ANÁLISIS DE LA PELÍCULA "EL PEQUEÑO SALVAJE" (4-8/10/04)

ANÁLISIS DE LA PELÍCULA "EL PEQUEÑO SALVAJE" (4-8/10/04) Director: François Truffaut

Intérpretes: Jean-Pierre Cargol, François Truffaut, François Seignet, Paul Villé

Sinopsis: En el verano de 1799 tres cazadores de la región francesa de Aveyron capturaron en el bosque a un niño de unos once años que iba desnudo, no hablaba, andaba a cuatro patas y había permanecido aislado de todo contacto humano. La educación del muchacho fue confiada a Jean Itard, un joven médico de 26 años que recogería en dos libros sus experiencia pedagógicas. Las doctrinas cartesianas acerca de las ideas innatas quedaron puestas en entredicho por Víctor, cuyo aislamiento habría producido unos efectos que mostraban claramente los condicionamientos ambientales de la naturaleza humana. Itard, tuvo que inventar y ensayar métodos pedagógicos que aportaron contribuciones decisivas a la teoría de la educación. El caso del niño salvaje, aunque excepcional y atípico, obligó a plantear nuevas cuestiones, referidas tanto a la adquisición del lenguaje como a las técnicas de educación de sordomudos y niños retrasados. El debate en torno a Vistor de Aveyron también tuvo importantes repercusiones en las reflexiones filosóficas sobre la naturaleza humana y las relaciones entre la herencia y el medio.

ESQUEMA DE ANÁLISIS

A grandes rasgos, algunos temas destacables que aparecen en el film son:

1.- El hombre en el estado puro de la naturaleza.- Itard intentaba mostrar cómo el hombre depende enteramente de la sociedad, tanto en lo que se refiere a su presente como a su futuro. ¿El niño había sido abandonado a su estado salvaje porque era idiota o era un idiota porque había sido abandonado?. El niño salvaje podía contribuir a responder a la pregunta central de la Ilustración ¿Cuál es la naturaleza del hombre? Existían tres posiciones fundamentales representadas por Linneo, Descartes y Rousseau. Linneo situó al hombre y a los primates en el mismo orden, afirmaba la naturaleza animal del hombre. Esta postura de Linneo venía a insistir en preguntas como ¿Qué es lo que nos hace hombres? ¿Cuáles son nuestras relaciones con el resto de la creación?. La diferencia entre el hombre y el animal ¿es de grado o de naturaleza? Estas cuestiones llevaron a explorar territorios salvajes, próximos o lejanos. Era objetivo de la "Societé des Observateurs de l´Homme" estudiar las causas que distinguen a un pueblo de otro, y que modifican, en diferentes países, la forma y el color de la especie humana para aventurar una clasificación sistemática de las diferentes razas. (A modo de anécdota señalar que el status de los salvajes, se decidió, mediante una bula papal en 1537 en la que se declaraba que los americanos descubiertos por Colón eran humanos).
Los niños salvajes eran por lo tanto de gran interés para la búsqueda de criterios adecuados que contribuyeran a la definición del hombre, su consideración resultaba igualmente pertinente para la controversia sobre la existencia de las ideas innatas, vinculadas al nombre de Descartes y que era la segunda discusión más importante de la época. ¿Cómo era el hombre antes de poseer el lenguaje? ¿Tiene el hombre una idea innata de Dios? La Mettrie insistió en que estos niños salvajes cuando se les preguntaba, no mostraban poseer nociones previas ni ideas innatas: ¿Dónde está este alma que entra en el cuerpo tan docta e iluminada y que con la ayuda de la instrucción solo tiene que acordarse de los conocimientos que ya tenía infusos?.
Durante la ilustración existió una tercera gran controversia en la que se llegó a mantener que el hombre no es nada sin la sociedad (contraria a la de Rousseau y Kant que consideran a la sociedad no como fin natural del hombre , sino resultado de un accidente).

2.- La educación .- Algunos consideraron que era incapaz de ser educado, en vez de sospechar la insuficiencia de sus métodos . Itard era partidario de una filosofía sensualista, utilizar la vista, el oído y la experiencia sensorial directa para evocar las ideas correspondientes. Para ello primero lo separó de la sociedad, de la relación social y el lenguaje (en estos años los enfermos mentales eran encerrados en el hospital, con tratamientos en baños de agua fría, sangrías y purgas, si los pacientes no mostraban mejora eran enviados a otro sitio donde eran encerrados desnudos en inmundos cubículos, sin aire y sin luz. La mayoría no hablaba). Itard se oponía a pensar que el niño era un idiota de nacimiento, y rechazo todas las nociones hipotéticas para centrarse en las impresiones sensoriales. Diseño un tratamiento médico-pedagógico adaptado a las características de su paciente. De la observación vio que sin ninguna instrucción, expresaba sus necesidades físicas, que se le podía transmitir, mediante los mismos signos, fueron las primeras palabras que podían aplicarse a los sordomudos. Signos tomados de los alumnos, para añadir otros. Una vez se aprendía el signo emparejado con el objeto correspondiente, se empareja con la palabra escrita, y acceder a las ideas abstractas. La pedagogía entonces se basaba en el material que había que enseñar, en vez de basarse en el alumno (recordar en nuestros días la reforma). Para Itard debía situarse al niño en circunstancias apropiadas, crear un medio sano, alentador que satisfaciera sus necesidades: "Hay que ser un niño más que un profesor; yo le dejaba jugar y jugaba con él", fabricar objetos, imágenes y sonidos que pudieran utilizarse como instrumentos educativos -no juguetes- (de este modo Itard se convirtió en el creador de los materiales educativos).Itard se adelantó dos siglos a las técnicas modernas de modificación de conducta.

3.- La vida en sociedad (Proceso de socialización).- Itard pretendió que la vida en sociedad del niño fuera lo menos traumática. Después de sus persecuciones, capturas, de su confinamiento en Saint-Sernin, de sus exhibiciones públicas, de su reclusión en el Instituto de Sordomudos. Era lógico se le encontrase siempre acurrucado en el jardín o escondido entre escombros. Por eso Itard se lo llevó a su casa y le complació en sus gustos e inclinaciones. Le acostaba al anochecer, le proporcionaba alimentos favoritos, le acompañaba en sus paseos. Poco a poco redujo el tiempo dedicado al sueño, excursiones y comidas y emprendió la enseñanza propiamente dicha. Empezó por los sentidos, el niño era indiferente a la temperatura, rechazaba la vestimenta incluso con el tiempo más frío; ponía su mano en el fuego; sus ojos no se fijaban en nada; no estornudaba; no respondía a voces fuertes; no reconocía los alimentos por la vista sino por el olfato; prefería la comida sin cocinar, no le gustaban los dulces; no mostraba vínculos afectivos, ni deseos sexuales, ni habla. Tenía una manera peculiar de andar y a veces caminaba a cuatro patas.
Para estimular la sensibilidad nerviosa, Itard dispuso que el niño recibiera baños muy calientes de dos a tres horas de duración, le vistió, acostó y alojó cálidamente. Después de tres meses con este tratamiento, que llevaba la provocación de alegría y cólera, se produjo una excitación general de todas sus potencias sensitivas, y el niño probaba el baño con su dedo y se negaba a tomarlo si estaba frío. Con la adquisición de la sensibilidad se podían enseñar algunos hábitos nuevos. Cada mañana se le dejaba al niño expuesto al frío, con sus ropas al alcance de la mano, y pronto aprendió a ponérselas. Por la misma razón, prefería levantarse durante la noche para orinar que dormir en un cama mojada.
Sin embargo, la visión y la audición no mejoraron. Tenía que aprender a prestar atención a las cosas, y esto dependía si eran cosas que le interesaban o no. Asociando innumerables circunstancias secundarias, sobre todo contactos sociales, con la comida y las visitas al campo, Itard fue logrando la socialización del niño. El niño podía ahora sentarse a la mesa, esperar a que le sirvieran la comida y comérsela con utensílios.

4.- La adquisición del habla.- Aunque al comienza del tratamiento el niño respondía solamente a los sonidos que se hallaban asociados a la comida y la libertad, después comenzó a reaccionar, ante las voces. Esta sensibilidad creciente hizo que le pusieran un nombre. Víctor aprendió a responder a su nombre porque estaba interesado en hacerlo. A pesar de ello el niño siguió sin poder hablar. Itard pensaba que un niño tarda dieciocho meses en desarrollar el habla y Víctor probablemente había permanecido en la sociedad la mitad de ese tiempo.
Escogió la palabra agua -eau- porque era la bebida preferida del niño. Pasó a enseñarle leche -lait- y vió recompensado sus esfuerzos cuando al cuarto día Victor pronunció la palabra lait. Pero Victor decía lait una vez que le habían dado la leche, le había enseñado la respuesta. Lo que quería Itard era que sirviese para hacer peticiones o indicaciones.
Víctor comprendía el lenguaje de los gestos, si madame Guérin quería que Víctor fuera a por agua, le mostraba el cántaro hacia abajo. Y empezó a enseñar al niño los nombre de objetos familiares con dibujos emparejados a objetos, en una segunda fase los nombres de los objetos escritos encima de los dibujos, los dibujos se borran, y el alumno debe traer los objetos correspondientes guiándose solamente por los nombres, no resultó. Y Itard decidió dar marcha atrás y enseñar a Víctor las habilidades alfabéticas previas, con una caja de tipógrafo prototipo de los abecedarios didácticos actuales. Hasta terminar con Víctor situando la palabra LAIT sobre la mesa del ciudadano Lemeri.

5.- Desarrollo de las facultades emocionales.- Víctor habría aprendido la gratitud, los remordimientos, el deseo de complacer a los demás e incluso un sentido de la justicia y de la injusticia. Recompensó a Víctor durante sus lecciones, le consoló cuando estaba triste o asustado. Sin embargo madame Guérin era probablemente la causa de gran parte del progreso de Víctor; era quien lo alimentaba, limpiaba y acariciaba, quien lo acompañaba durante gran parte de las horas del día.
Al igual que muchos padres en actos antisociales, Itard utilizó el castigo. Al principio, Víctor se servía él mismo la comida en la cocina cuando tenía hambre. Itard le castigaba cada vez que le sorprendía haciéndolo, y Víctor aprendió a robar lo que antes tomaba con libertad. Esto le dio a Itard la oportunidad de ponerse a robar; cogia una codiciada manzana que el niño había ganado como premio. Poco a poco aprendió a tomar lo que era solamente suyo. En un balance del desarrollo moral, Itard consideraba como negativos su decidido egoísmo y su incapacidad para mostrar cualquier signo de piedad. Sin embargo, lo que más preocupaba a Itard era la sexualidad desbordada e incivilizada de su alumno. Con las jóvenes, parecía verse sumido en un conflicto entre aproximarse a ellas y evitarlas. Era una mezcla de prohibición con pudor e intensa curiosidad adolescente.

6.- El desarrollo humano (psicología evolutiva).- Itard tuvo gran acierto al no considerar al niño como un adulto en miniatura. El diseño de actividades educativas no se realizó desde una progresión lógica de la materia que se ibva a enseñar, sino más bien según una progresión evolutiva basada en el individuo. Itard actuó con una enorme paciencia al proceder con aproximaciones graduales y estuvo siempre dispuesto a repetir el camino andando, a analizar la conducta compleja y sintetizarla a partir de sus componentes. Itard fue un perspicaz observador de la conducta de su alumno. Supo conducirlo a integrarse en la vida social y a hacer que dicha vida le fuera reforzante. Fue creador de instrumentos pedagógicos. Y tuvo sentimientos sociales o morales. Debemos tener en cuenta que Víctor vivió no sólo en estado salvaje sino también en soledad. Aparece poco la risa y son frecuentes los enfados. Se rehuye la sociedad humana. Hay un transtorno no tanto mental sino de personalidad. Los malos tratos no le hacía llorar. Obsesión por el orden. Tenía un gran deseo de agradar. El ser mudo es consecuencia de su aislamiento en estado salvaje.

7.- El testamento de Itard (De Itard a Montessori).- La educación para retrasados, deficientes, sordomudos .. materiales didácticos. En todo el método de Montessori hay mucho de Itard. Recordar el tambor y la campana para el entrenamiento auditivo, la relación entre percepción y lenguaje, ña enseñanza de la lectura y la escritura. Itard fue el creador de numerosas técnicas pedagógicas, el precursor de la modificación de la conducta, el primer especialista en habla y audición, el iniciador de la educación oral de los sordos, el padre de la educación especial oara los niños disminuidos, tanto mental como físicamente. Séguin prosiguió su obra y Montessori vió con mayor claridad el camino que debía seguirse: extender el programa de Itard, inicialmente a las primeras etapas del desarrollo infantil, previas a la educación formal, y luego revisar nuestra propia concepción de la educación, cualquiera que sea la edad del alumno.

SI DESEAS MÁS INFORMACIÓN PULSA AQUÍ
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres