Blogia
UN LUGAR PARA APRENDER FILOSOFÍA

ANÁLISIS DE PELÍCULAS:

ANÁLISIS DE PELÍCULAS:

Calle Mayor – Grand’Rue

Director: Juan Antonio Bardem. Nacionalidad: Hispano-francesa. Producción: Guión P.C. (Madrid) para Suevia Films (Madrid), Play Art (París) e Iberia Films (París). Año: 1956. Productores: Cesáreo González y Serge Silverman. Jefe de producción: Manuel José Goyanes. Ayudante de producción: Samuel Menkes. Regidor: Miguel Pérez Marián. 

Exteriores: Cuenca, Logroño y Palencia. Estudios: Chamartín (Madrid). Laboratorios: Madrid Films. Sonorización: RCA. Fechas de rodaje: 13 enero a 14 abril de 1956. Argumento: Juan Antonio Bardem, inspirado en la comedia “La señorita de Trévelez”, de Carlos Arniches (estrenada el 14 diciembre 1916, en el teatro Lara, de Madrid). Guión: Juan Antonio Bardem. 

Fotografía: Michel Kelber, en blanco y negro. Operador: Mario Pacheco. Foto fija: Felipe López. Música: Joseph Kosma e Isidro B. Maiztegui. Dirección musical: Serge Baudo. Sonido: Fernando Bernáldez. Decorados: Enrique Alarcón. Atrezzo: Mengíbar, Luna y Mateos. Maquillaje: Carmen Martín González. Vestuario: Humberto Cornejo. Peluquería: Dolores Clavel. Montaje: Margarita Ochoa. Ayudante montaje: Alfonso Santacana. Ayudante dirección: José Puyol. Auxiliar dirección: Marcelo Arroita-Jáuregui. Script: Carmen Pageo. 

Intérpretes: Betsy Blair (Isabel), José Suárez (Juan), Yves Massard (Federico), Luis Peña (Luis), Dora Doll (Tonia), Alfonso Goda (El calvo), Manuel Alexandre (Luciano), José Calvo (El doctor), Matilde Muñoz Sampedro (La chacha), René Blancard (Don Tomás), María Gámez (La madre), Lila Kedrova (Pepita), Josefina Serratosa (Doña Obdulia), Julia Delgado Caro (La señora de la procesión), José María Prada (Don Evaristo), Pilar Gómez Ferrer (La señora de la Calle Mayor), Manuel Guitián (El taquillero), Margarita Espinosa (Maruja), Pilar Vela (Encarna), Elisa Méndez (Monja 1ª), Ángeles Bermejo (Monja 2ª), Amelia Orta (Victoria). 

Distribuidora en España: Suevia Films-Cesareo González. Distribuidora en Francia: Les Films Marceau. Estreno mundial: 6 septiembre 1956, Festival de Venecia. Estreno en España: 5 diciembre 1956, cine Windsor (Barcelona). Estreno en Francia: Cine Marbeuf (París). Longitud: 2701 metros. Duración: 99 minutos. 

Premios: Premio de la Crítica Internacional (FIPRESCI) y Mención de Honor a Betsy Blair en el Festival de Venecia (1956); Cuarto premio del Sindicato Nacional del Espectáculo (1956); Premio a Betsy Blair, como mejor actriz extranjera en película española, del Círculo de Escritores Cinematográficos (1956); Mejor film del año de la revista “Cinema Nuovo”, de Milán (1956); Premio San Jorge, de Barcelona (1956); Premio a Juan Antonio Bardem, como mejor director español, y a José Suárez, como mejor actor español, por “Calle Mayor”, de la revista “Triunfo”, de  Madrid (1957); Premio de la revista “Fotogramas”, de Barcelona (1957); Premio Cantaclaro, de Venezuela (1957); Premio Pluma de Oro, de Austria (1958). 

Título inglés: Main Street (también conocida como The Lovemaker) Título alemán: Hauptstrasse. Título italiano: Calle Mayor. Título portugués: Rua Principal.

 

VISIONADO: CALLE MAYOR

http://www.encadenados.org/n40/rashomon.htm

Autor: Juan Antonio Rivera Libro “Lo que Sócrates diría a Woody Allen” Págs. 81-83

PRESENTACIÓN DE PERSONAJE

Los sucesos tienen lugar en una pequeña ciudad de provincias in­nominada de un país cualquiera que, algo más que por casualidad, ofrece todas las trazas de ser España. Juan es el protagonista mascu­lino (José Suárez); Federico (Yves Massard) es su amigo, un intelec­tual afincado en Madrid, con el que Juan compartió estudios y ambi­ciones en la juventud, y que ahora está de paso por la capital de provincias en que su amigo Juan ha ido a caer como empleado de banca. Pasada la «alegre muchachada», en eso han acabado las aspiraciones con que estos dos amigos se deslumbraban a sí mismos y a los demás; aspiraciones que en su día ambos tuvieron en común, y que ahora solo Federico parece mantener en pie.

Aparte de por ver a su amigo, Federico está en la pequeña ciu­dad de provincias para obtener la firma, como colaborador en una revista cultural en la que él trabaja, de la lumbrera local: don Tomás, el presidente del Círculo Recreativo, Artístico y Cultural; sin mucho éxito, hay que decir. Precisamente el ilustrado don Tomás acaba de ser blanco de una broma de gusto dudoso (mejor dicho: nada du­doso), perpetrada por una camarilla de amigotes de mediana edad -en la que Juan se integró al poco de llegar al lugar-, que matan el mucho tiempo libre del que disponen jugando al billar en el casino y gastando burlas pesadas a la gente. Son «gente que se aburre», le dice don Tomás a Federico, en parte como explicación y en parte como disculpa.

Otro personaje central de Calle Mayor, de Juan Antonio Bar­dem, es Isabel Castro (Betsy Blair), hija del difunto don Blas (coro­nel de Caballería), la solterona sobre la que se va a abatir una de esas sangrientas cuchufletas de señoritos de provincias sumidos en el pe­gajoso légamo del tedio. El caso es que Juan, su futuro verdugo sen­timental, se la encuentra en el paseo ritual que da con su amigo Fe­derico por la Calle Mayor. Isabel va acompañada de la esposa del jefe de Juan (le recuerdo que Juan está empleado en un banco). Sí, pasear por la Calle Mayor es un ritual del que nadie escapa en una pequeña ciudad provinciana.

Federico le pregunta a Juan, que también ha sido forastero en la villa pero que ya se ha aclimatado a sus usos, si sale con muje­res. Juan le aclara enseguida la situación. Solo hay dos posibilida­des: o salir a la vista de todos con una misma chica dos veces, con lo que pasas de inmediato a ser tenido por su novio formal; o «te­ner un plan», actuar de tapadillo. Pero en una pequeña ciudad de provincias esos secretos no duran mucho: el galán afortunado no podrá evitar alardear de su conquista ante sus amigos, que se en­cargarán de difundir la sabrosa nueva entre la población. En un sitio en el que todos padecen ésa dolencia anímica que es el aburri­miento, noticias de ese calibre se extienden como el fuego entre la hojarasca seca. En condiciones así, es difícil «tener un plan», y no necesariamente porque las chicas del lugar sean decentes, como le explica Juan a su amigo: «No es eso; si tienes plan con una, todos tus amigos lo van a saber y todo el mundo también. Por eso, ellas se andan con mucho cuidado, porque luego, como no pesquen a un forastero...». Las mujeres que no observan el debido recato abandonan el club de las novias posibles, decentes, y solo pueden aspirar a pescar como marido a un incauto que esté de paso.

Por descontado queda una tercera posibilidad: el Café de Pepita en el barrio viejo, es decir, el trato con prostitutas; esto no compro­mete a los varones rijosos del lugar porque las chicas de alterne han quedado ya descartadas como parejas sentimentales estables, y tam­bién porque las esposas de estos encalabrinados varones conocen y consienten la situación; digamos que se resignan a que sus maridos den estas rudimentarias muestras de «hombría». Allí, en el Café de Pepita, los hombres descontentos de su vida marital consumen un sucedáneo de baja calidad de la pasión amorosa: el contacto carnal hay que comprarlo y la diversión tiene que ser forzada, y facilitada a la vez, por el consumo de alcohol. Por cierto, ha de saber que en el Café de Pepita trabaja Tonia (Dora Doll), una muchacha de la que Juan anda algo encaprichado; y parece que la cosa es mutua.

El amigo forastero de Juan se siente casi de inmediato incómodo con esa compañía de juerguistas insustanciales que Juan se ha busca­do; Federico no tarda en olfatear la vaciedad y la condición medio­cre de sus vidas, los simulacros de diversión a los que se entregan; y le duele que su amigo Juan, al que ha visto en mejores momentos, se haya dejado enredar por semejante chusma provinciana. Federico y, en otro sentido, Tonia (la chica de alterne del Café de Pepita) se van a convertir en altavoces de la conciencia moral de Juan, le van a re­cordar que él puede ser mejor de lo que muestra en su comporta­miento durante esa noche de ronda que, como tantas otras previas, acaba de esa forma triste y abyecta que nos recuerda la canción.

Para Federico está claro que el problema de Juan, la fuente de ese incipiente olor a podrido que ventea en él, procede de su integra­ción en esa tropilla de simios con gabán, ese grupo de guasones que se aburren mortalmente y en medio de los cuales Juan ha de mante­ner su reputación: la de que él no se achica ante las gamberradas que de forma periódica, y por turnos, van perpetrando los de la cuadrilla para matar el tedio. El que la hace más gorda es el que ocupa mo­mentáneamente la cúspide en la jerarquía informal de dominancia dentro del grupo. Y no es otra cosa que el tedio el que los empuja a esas bajezas morales, unas iniquidades que sus encallecidas concien­cias prefieren al horrible marasmo mental del hastío provinciano.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres