Blogia
UN LUGAR PARA APRENDER FILOSOFÍA

CIENCIA Y VALORES

Resumen del artículo de Federico García Moliner

¿Qué calidad de vida nos darán los desarrollos tecnocientíficos?.
La comunidad científica ni es suficiente ni la única legitimada en la responsabilidad social y ética.
¿Quién tiene la clave del futuro de la especie humana, la sociedad o la tecnología?
RELACIÓN CIENCIA Y TÉCNICA
La ciencia no es algo subsidiario de la técnica. La tecnología tiene su independencia de la ciencia, aunque de hecho los avances técnicos siempre han sido necesarios para el progreso de la ciencia. Pero son modelos muy diferentes, que en nuestros días alcanzan una unión sin precedentes.
Pero el tema clave trata de los valores sociales de la ciencia, la necesidad de reflexionar la responsabilidad social y ética de los científicos. No podemos caer en el error de ver la ciencia como el producto autónomo y aséptico desvinculada de toda idea de valores, separada de cuestiones morales, éticas y sociales y filosóficas –también la economía al igual que las ciencias de la naturaleza- cayó en este error de deshumanizar las ciencias.
Hoy la tendencia viene con la reflexión sobre la cuestión de los posibles límites axiológicos -una axiotonomía de la tecnología-. Las corrientes actuales de filosofía de la ciencia, plantean la cuestión: ¿La ciencia es independiente o no?. La respuesta viene a ser que la ciencia como sistema de conocimientos puede ser independiente, pero como actividad es todo lo contrario, se vive y se trabaja dentro de una sociedad, en la que dominan unos determinados valores con una herencia cultural. Y la ciencia puede cambiar el mundo, es el caso por ejemplo de la nanotecnología (miniaturización del tamaño, rapidez y precisión) representa un aumento notable de eficacia para la paz y para la guerra.
Científicos, tecnólogos y filósofos tiene la tarea de aclarar ideas, hacerlas comprender. Porque la planificación tecnocientífica no puede ignorar los valores sociales que pueden derivarse de sus proyectos. Son necesarios debates en estos temas, reconocer que la obligación del científico no es solamente ser competente en el trabajo. Es necesaria la reflexión conjunta de una responsabilidad compartida. No puede existir un distanciamiento entre la ciencia y la gente, reflexionar sobre las consecuencias para el mundo.
Debemos tomar conciencia que la tecnociencia exporta unos valores casi siempre de modelos europeos y norteamericanos, que invaden y colonizan otros países que pueden diferir considerablemente en sus sistemas de valores, esta cuestión se la plantean los Informes de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Humano, donde de forma dramática se indica que la brecha entre ricos y pobres sigue aumentando, entre paises y en un mismo país, consecuencia de esta tendencia globalizadota. Y aunque es claro que no puede ser todo consecuencia de una causa, la influencia de los cambios tecnológicos está ahí. La tecnociencia se aleja de las necesidades de la mayoría de habitantes del mundo. Nadie decide que es mejor investigar si nuevos cosméticos o una vacuna contra la malaria .
¿Es esto irremediable?. La colonización de los desheredados es un problema que debe preocuparnos, por qué quién controlará la dirección de los cambios. ¿Quién tiene la clave del futuro de la especie humana la sociedad o la tecnología?. La alarma ha saltado y sin embargo nadie expresa ningún tipo de preocupación.
VISIÓN DETERMINISTA A FAVOR DE LA MEGACIENCIA
Nadie entra para nada en ningún análisis de valores, se considera que no puede existir resistencia, no hay elección, la intervención humana no es posible, lo importante es subirse al tren, puesto que la fuerza es imparable.
1) No hay lugar para la reflexión sobre el bien común.
2) Lo único que se puede hacer es ver por dónde van a ir los cambios y aprovechar sus ventajas
3) No podemos optar, y la elección a veces no es la más deseable.
REFLEXIÓN SOBRE LOS ASPECTOS HUMANOS Y SOCIALES DE LA TECNOCIENCIA –VISIÓN DE PROCESO-
Es la corriente contraria al determinismo, busca aumentar la comprensión de los factores culturales, cognitivos, étnicos, antropológicos, económicos,, comerciales y políticos desempeñan en los procesos de cambios tecnológicos.
Reconciliar ideas de índole ecológica es central, analizar y debatir los procesos que forman parte de la propia historia, valores, compromisos, opciones.
EL mundo no es como es, puede ser diferente, depende de nosotros mismos. No existe ninguna fuerza irresistible, ni de la naturaleza ni del mercado.
Debe existir un compromiso de los sistemas tecnológicos como existe un compromiso de tipo ecológico con los sistemas de la naturaleza. No pueden tomar las decisiones unos pocos sin la menor consideración por los intereses de la inmensa masa de desheredados del mundo.
Este es un amplio campo de trabajo, que debe tener en perspectiva la universidad, las empresas. Se necesita una sólida guía ética y mucha reflexión cuidadosa para conseguir todo esto con eficacia.
Una educación en valores, ser conscientes de la relación tecnociencia y sociedad, recibir el mensaje que el científico al ejercer su profesión puede ser instrumento de los que tienen el poder en el mundo... es el marco que hace necesario que debemos salir de la incultura científica, debemos estar preparados para hacer frente a los peligros de caer en una tecnocracia. Es necesaria una alfabetización científica.
La reflexión sobre la cuestión de valores en la tecnociencia no ha hecho más que empezar.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres