Blogia
UN LUGAR PARA APRENDER FILOSOFÍA

EDUCAR LA GENEROSIDAD

EDUCAR LA GENEROSIDAD

¿Qué te gustaría que tus hijos fueran de mayores?

Yo, contestaría que lo primero, que sean buenas personas. A partir de ahí, lo mismo me da que prefieran ser fontaneros como ingenieros aeronáuticos.

Por eso, es importante inculcar valores a nuestros hijos (autoestima, cordialidad, compañerismo, capacidad de pedir perdón y perdonar ...). La tarea no es fácil, pero creo que merece la pena.

¿De qué valor podemos hablar hoy?

De la generosidad –del valor de no esperar nada a cambio-. En clase hemos visto la vida de Teresa de Calcuta, la cual ya anciana, se esforzaba por hacer la vida más agradable a moribundos despreciados por sus propias familias, un día un jovén le pregunto qué le movia a hacer semejante labor, sacrificando su vida con gente que no conocía de nada. Contestó: “El que no sirve para servir, no sirve para vivir”.

La tendencia natural cuando somos pequeños es desear convertirnos en el centro del universo familiar, y no resulta difícil puesto que al niño se le mima, luego viene alguna experiencia en convencernos que debemos compartir con el hermano el coche, o los lápices de colores con el compañero, nos somos fáciles de convencer.

La generosidad es la tendencia a ayudar a los demás y a dar las cosas propias sin esperar nada a cambio, gracias a ellas contamos con grandes obras que provienen de personas que desinteresadamente han ofrecido su inteligencia y esfuerzo a la humanidad. Educar la generosidad tiene una gran importancia, como habilidad para relacionarnos con los demás y obligarnos a entender qué deseos puedan los demás tener y facilitará realizar un mundo más humano.

Para enseñar a un niño a que sea generoso, lo más eficaz es nuestro ejemplo. Cuando el niño ve cómo su padre cede el sitio a un anciano, o cómo su madre ayuda a subir la bolsa de la compra a la vecina, está viendo algo más que buena educación. El chico comprende que sus padres están anteponiendo las necesidades y comodidades de los demás a su propio interés y, como segunda enseñanza, no piden nada a cambio. Si, tras llevar a cabo este tipo de acciones, las comentamos juntos, les daremos la oportunidad de que reflexionen e interioricen.

También podemos contar a los niños cuentos en los que los protagonistas lleven a cabo acciones de generosidad con las personas que le rodean. El niño escucha atento el relato que su padre le hace, y como consecuencia de los actos del protagonista, descubre que recibe el cariño y la admiración de los demás. Estamos educando valores, ya que el héroe de nuestro cuento no recibe algo material, y estamos haciéndole ver que existen otras cosas por las cuales puede apreciarse a los demás. EJEMPLO DE CUENTO

Como tercera estrategia debemos controlar nuestro propio comportamiento. Si un niño aprende que su padre va a concederle cada cosa que pida, estamos educando el egoísmo y dando a lo material un valor excesivo. Advertirle de que no está bien quitarle el columpio a otro niño son sencillas herramientas para el día a día.

Las alabanzas y las frases cariñosas de los padres ante un comportamiento desprendido del niño son la recompensa ideal. No debemos utilizar regalos u otras cosas materiales, tenemos que demostrar a nuestro hijo que, con su comportamiento, ha logrado el respeto de los que tiene alrededor.

ESTRATEGIAS PARA ESTIMULAR LA GENEROSIDAD

1.- Ayudo en las tareas de la cas, como sacar la basura, poner la mesa o recoger mi cuarto.

2.- Dejo mis juegos para ayudar a mamá cuando me necesite.

3.- Ayudo a mi hermano pequeño con las tareas del colegio.

4.- Pido perdón si me equivoco o he herido a alguien.

5.- Colaboro en clase en los trabajos de grupo.

6.- Comparto lo mío sin esperar nada a cambio.

7.- Me esfuerzo por los demás.

8.- Regalo cosas en buen estado.

9.- Empleo tiempo para hablar con mis abuelos o visitarlos.

10.- Ayudo sin esperar nada a cambio.

11.- Regalo la ropa que no necesito y que está en buenas condiciones.

12.- Dejo que mi hermano elija la película en el cine, mañana elegiré yo.

13.- Comparto mi merienda en el colegio o en el parque.

14.- Ayudo a mis compañeros de clase en las asignaturas que a ellos más les cuestan y a mí se me dan bien.

15.- Estoy pendiente de si alguien puede necesitar mi ayuda.

16.- En el autobús cedo mi asiento a las personas mayores.

17.- Me pongo en el lugar de los demás

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres