Blogia
UN LUGAR PARA APRENDER FILOSOFÍA

NOTAS AL LIBRO EL PROCESO DE KAFKA

El proceso fue reconstruido a partir de los fragmentos dejados por Kafka. Algunos capítulos estaban acabados, pero otros estaban incom¬pletos y en desorden. Max Brod lo reconstruyó para su publicación en 1925.
Esta historia es probablemente, junto con La metamorfosis, la obra más conocida de Kafka. Define el término 'kafkiano' y es la novela que ha tenido más repercusión en nuestros días. Escrita entre 1914 y 1915, el argumento principal consiste en que su protagonista, Joseph K., .. sin que hubiese hecho nada punible ... fue arrestado una mañana' (F. Kafka, El proceso) Tras este golpe inicial, se desencadena una lucha:

“No -dijo el que estaba junto a la ventana, dejando su libro sobre una mesita e incorporándose-. No tiene derecho a salir. Se encuentra usted detenido. -Así parece -dijo K., y agregó en seguida-: ¿Por qué? -No hemos venido aquí para decírselo.”

A partir de ese momento, la acción se centra en la desesperada lucha de Joseph K. por encontrar un modo de lavar su buen nombre, y en el proceso de descifrar un sistema legal imposible, más que en descubrir qué crimen ha cometido su protagonista.

Joseph K. pasa toda la novela intentado averiguar cuál es su verdadera situación, y buscando y rechazando ayudas ante su difícil posición. Comienza con su casera y su vecino, quienes huyen despavoridos ante sus apuros. Entonces acude a su abogado, Huld, que le ha recomen¬dado su tío. Esto se demuestra infructuoso, ya que Huld parece ineficaz ante las coacciones de la ley y queda extenuado. Después, K. acude al pintor Titorelli, retratista oficial de la Corte, que parece ofrecer algún medio, pero que finalmente se prueba tan inútil como Huld: `Ni la opción de una vida convencional [seguir los consejos del abogado] ... ni la opción de una vida bohemia [seguir al pintor] condu¬cen a K. a una solución del enigma que afronta: cómo la culpa precede al delito e impide la redención'.
En su último encuentro significativo de K., con el sacerdote, éste le narra la parábola Ante la ley, una parábola que refleja la delicada situación de K. -no ser capaz de acceder a la ley-, o más exactamente, no percatarse de que puede hacerlo. La puerta ante la que el hombre ha llegado y el centinela que allí se encuentra `...estaba esperando al hombre, y se cerrará antes de que pueda traspasarla' .
Así, la tortura de K. se ve amplificada. El hombre que llega ante la puer¬ta en la parábola, representa la situación de K., incapaz de acceder a la ley, aunque la solución es aparentemente simple. Es libre de entrar, pero el sistema dificulta los medios para hacerlo hasta que es demasiado tarde. K. es obligado a permanecer a las puertas de la ley hasta que su lucha termina enredándolo en un intrincado proceso.
Joseph K. no puede defenderse de cargos que desconoce, sus acusadores son anónimos por lo que no puede interpelarlos, y la severidad de la sentencia es imposible de determinar: `La justicia, cualquiera que sea su definición, simplemente no se ve aplicada'.

En El proceso, Kafka da al concepto de culpabilidad un matiz diferente. En su obra, la culpabilidad es más bien producto de su psique que de un juicio equitativo. Joseph K. nunca llega a descubrir de qué se le acusa pero, sin embargo, está dispuesto a aceptar su culpa. Lógicamente, el concepto de culpa sólo puede existir sí se es consciente de haber hecho algo malo pero, en manos de Kafka, el mecanismo de la culpa no fun¬ciona de ese modo. No se trata de una consecuencia lógica. Se hace sentir culpable a los personajes, sin que realmente hayan hecho nada malo, especialmente cuando esto se les repite insistentemente desde un mundo exterior aparentemente indiferente.
La culpa aparece, implícitamente en la escena de Joseph K. con su tío en El proceso.
`Debes pensar en ti, en el resto de la familia, en nuestro buen nombre. Siempre has constituido un orgullo para todos nosotros, y no puedes ahora avergonzarnos. No me gusta tu postura -y contempló a K. moviendo la cabeza-. No debe ser así como actúa un acusado que es inocente, estando además en posesión de todos sus recursos'.

El manuscrito de El proceso de Franz Kafka fue vendido ayer en Londres por un millón de libras (207 millones de pesetas), en una subasta celebrada en la galería Sotheby's. La obra flie adquirida por un bibliófilo alemán, H. Tenschert, de 40 años, quien subrayó su intención de revender, sin beneficios, el manuscrito al Gobierno de la República Federal de Alemania en las próximas semanas. La obra será posiblemente depositada en los archivos de Marbach, en la RFA.La subasta del documento apenas duró 60 segundos y fue adjudicada al comprador bávaro, Heribert Tenschert quien había expresado su intención de pagar por el manuscrito hasta dos millones de libras (más de 500 millones de peseetas). Heribert Tenschert añadió que "El proceso de Kafka es la obra más importante del siglo XX" y por tal razón deseaba que el manuscrito estuviera en los archivos más importantes de literatura contemporánea, los de Marbach, ciudad situada muy cerca de Stuttgart, en la RFA.
El comprador mostró su felicidad como ciudadano de la. República Federal de Alemania ante la adquisición porque "me hubiera sentido desgraciado si hubiera caído en manos. de un particular".
El precio alcanzado por El proceso supone un récord de cotización en una subasta para un manuscrito literario de la. era moderna. Hace tres años. un volumen de prosa y poesía. del escritor irlandés W. B. Yeats fue vendido por la. suma de 250.000 libras (50 millones de pesetas).
Las 316 páginas manuscritas en tinta azul violeta están. perfectamente conservadas, tal y como las escribiera Frank Kafka. Destaca en ellas un incontable número de tachaduras y alteraciones emborronadas con manchas.
El proceso es el único manuscrito de las tres novelas de Frank Kafka que que se encuentra aún en manos privadas. Las otras dos obras están en la biblioteca Bodleian, de Oxford. El manuscrito ha sufrido una larga peregrinación hasta llegar a la subasta de la galería Sotheby's. Kafka lo vendió en 1920 a Max Brod, su representante literario, cuatro años antes de morir víctima de la tuberculosis, a los 41 años de edad. En 1939, Brod huyó de Praga con los manuscritos y se afincó en Israel, donde permaneció hasta 1956. De allí pasó a Suiza y desde entonces el manuscrito ha estado en manos privadas.
Kafka escribió El proceso a los 31 años de edad, en 1914, decepcionado tras su ruptura con Felice Bauer, su gran amor. La novela es la historia de Joseph K., misteriosamente arrestado, acusado de un crimen y ejecutado un año después.
La primera traducción al español de El proceso se publicó en Buenos Aires, en 1939.

He procurado que esa gigantesca telaraña en la que K. se siente atrapado se manifieste más en los personajes que en los elementos escenográficos. Es decir, toda esa compleja red de delaciones, espionajes, astucias y debilidades las entendemos más como fruto de comportamiento de los personajes de la gente que rodeaba a Joseph K., que de la escenografía.»
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres