Blogia
UN LUGAR PARA APRENDER FILOSOFÍA

RESUMEN DEL LIBRO DE NIETZSCHE

RESUMEN DEL LIBRO DE NIETZSCHE RESUMEN DEL LIBRO DE NIETZSCHE "SOBRE VERDAD Y MENTIRA EN SENTIDO EXTRAMORAL" 
EL INTELECTO Y LA NATURALEZA
El texto comienza con una crítica al intelectualismo, al conciencialismo, y lo hace con un fondo biológico que viene a decir que tras breves respiraciones de la naturaleza el astro se heló y los animales inteligentes hubieron de perecer.
Dentro de la naturaleza el intelecto nos lo muestra Nietzsche como estéril y arbitrario. Hoy existe, mañana no, y no habrá sucedido nada. Para el intelecto no hay nada más allá de la vida humana. Si nos comunicaremos con una mosca, también ella se siente el centro volante de este mundo.
Todos quieren un admirador, y el filósofo cree que desde todas partes, los ojos del universo tienen puesta la mirada en sus obras y pensamientos.
El intelecto ha sido el recurso de los seres más infelices y efímeros. Los hombres se engañan, tienen una niebla cegadora colocada sobre los ojos y adulan el conocimiento.
El intelecto, desarrolla sus fuerzas fingiendo. Así sobreviven los individuos débiles y poco robustos puesto que carecen de cuernos o’’de afilada dentadura.
Es el engaño de la adulación, la mentira, el fraude, la murmuración, la farsa, el vivir del brillo ajeno, el enmascaramiento, el convencionalismo encubridor, la escenificación ante los demás. Todos se encuentran sumergidos en ilusiones y ensueños. El hombre se deja engañar por la noche en el sueño. ¿Qué sabe el hombre de sí mismo! ¿Sería capaz de verse él mismo en una vitrina iluminada! ¿No está enredado en una conciencia soberbia e ilusa? ¿No descansa el hombre sobre la crueldad, codicia, insaciabilidad, asesinato, indiferencia de su ignorancia?.
LA VERDAD Y EL INTELECTO
El hombre utiliza el intelecto para fingir, si vive en sociedad es por necesidad, y precisa de un tratado de paz, que es el primer paso hacia la verdad. Se fija lo que ha de ser verdad. Se ha inventado una designación a las cosas válida y obligatoria.
Abusa de las convenciones consolidadas. Si el hombre manifestase interés lo expulsarían, y el hombre gusta de ser engañado, de ser perjudicado con el engaño. La verdad no la desea pura sino en estado limitado, el conocimiento puro le es indiferente.
Al final las verdades se poseen como ilusiones y las ilusiones como verdades. Gusta de mantenerse en vida y es hostil a verdades susceptibles de efectos perjudiciales o destructivas. Gusta del olvido.
EL LENGUAJE Y LA VERDAD
¿Podemos captar la realidad por el lenguaje’? ¿,No es el lenguaje una mera convención, una falsedad? ¿Qué es una palabra? La respuesta podría ser un sonido fruto de un impulso nervioso. Por qué extrapolamos a realidades desde el lenguaje. ¿Podemos llegar con el lenguaje a la verdad’!. Jamás, la verdad pura es totalmente inconcebible para el creador del lenguaje.
Creemos saber algo de las cosas mismas cuando hablamos de árboles, colores, nieve y flores y, no poseemos más que metáforas de las cosas que no corresponden en absoluto a las esencias primitivas.
Todo el material sobre el que, y a partir del cual, trabaja y construye el hombre la verdad, el investigador y el filósofo, procede si no de las nubes, en ningún caso de la esencia de las cosas.
EL CONCEPTO
¿Cómo se forman los conceptos?
Toda palabra se convierte en concepto en tanto que no ha de servir para la experiencia singular e individualizada a la que debe su origen, debe encajar con innumerables experiencias, más o menos similares. Del mismo modo que una hoja no es igual a otra, el concepto hoja se ha formado al abandonar de manera arbitraria esas diferencias individuales, al olvidar las notas distintivas, y se suscita la representación, como si en la naturaleza existiese una especie de arquetipo primigenio a partir del cual todas las hojas habrían sido tejidas, diseñadas, calibradas, coloreadas, onduladas, pintadas, pero por manos torpes que ninguna resultase copia fiel del arquetipo. Y se afirma la hoja es la causa de las hojas. Hemos olvidado las desemejanzas y hablamos de la honestidad de una cualidad oculta. Omitimos lo individual.
Pero la naturaleza no conoce conceptos, ni géneros, ni formas.
LA VERDAD
¿Qué es la verdad? Una suma de relaciones humanas que han sido realzadas, extrapoladas y adornadas poética y retóricamente y que después de un prolongado uso, un pueblo considera firmes, canónicas y vinculantes; las verdades son ilusiones que se ha olvidado que lo son.
¿De dónde procede el impulso hacia la verdad? Solo hemos prestado atención, al compromiso de mentir de acuerdo con una convención, mentir borregilmente. El hombre se olvida, miente inconscientemente, y se adquiere el sentimiento de verdad. El hombre se demuestra a sí mismo lo honesto, lo fiable y lo provechoso de la verdad. El hombre no tolera impresiones repentinas y si conceptos más descoloridos, fríos, para uncirlos al carro de su vida y acción.

DIFERENCIA HOMBRE / ANIMAL
Todo lo que eleva al hombre por encima del animal depende de la capacidad de disolver una figura en un concepto. Se construye un orden piramidal por castas y grados, se instituyen las leyes, privilegios, subordinaciones.
El gran edificio de conceptos ostenta la rígida regularidad, la lógica del rigor y la frialdad de las matemáticas. Los conceptos se denominan verdad, cada pueblo tiene su cielo conceptual, matemáticamente repartido.
EL HOMBRE PODEROSO GENIO CONSTRUCTOR
El hombre acierta a levantar sobre cimientos inestables, una catedral de conceptos infinitamente compleja. Es un edificio hecho lo suficientemente firme para no desintegrarse ante cualquier soplo de viento. El hombre se eleva por encima de la abeja, ésta construye con la cera que recoge de la naturaleza; el hombre con los conceptos que se fabrica él mismo. (Del hombre dice Nietzsche que si alguien esconde una cosa detrás de un matorral, a continuación la busca al mismo sitio, y además la encuentra. No hay mucho para vanagloriarse). Esto es lo que sucede con la búsqueda y descubrimiento de la verdad.
EL HOMBRE SE CONSIDERA MEDIDA DE TODAS LAS COSAS
Del mismo modo que un astrólogo consideraba las estrellas al servicio de los hombres y en conexión con su felicidad y su desgracia, así también un investigador tal considera que el mundo en su totalidad está ligado a los hombres. Olvida que las metáforas intuitivas originales solo son metáforas.
EL OLVIDO DEL HOMBRE
Gracias al olvido de esta masa de imágenes que surgen de la fantasía humana, mediante la invencible creencia de que esta ventana, este sol o esta mesa son una verdad en sí. Vive el hombre con cierta calma, seguridad y consecuencia; si pudiera salir aunque fuese un solo momento de los muros de esa creencia, se terminaría en el acto su conciencia de sí mismo. Le cuesta trabajo reconocer que el insecto o el pájaro perciben otro mundo completamente diferente al del hombre y que la cuestión de cuál de las dos percepciones del mundo es correcta carece de sentido. Para decidir sobre ello tendríamos que poseer una medida que no se dispone. Pero los sueños eternamente repetidos son percibidos y juzgados como algo absolutamente real.
¿QUÉ ES PARA NOSOTROS UNA LEY DE LA NATURALEZA?
Solo la conocemos por sus efectos, en sus relaciones con otras leyes de la naturaleza, que sólo nos son conocidas como sumas de relaciones. Esas relaciones no hacen más que remitir continuamente unas a otras y nos resultan incomprensibles en su esencia; sólo conocemos de ellas lo que nosotros aportamos: el tiempo, el espacio, las relaciones de sucesión y los números. Lo que nos asombra de las leyes y reclama nuestra explicación , reside en el rigor matemático y en la inviolabilidad de las representaciones del espacio y del tiempo.
Toda la regularidad de las órbitas de los astros y de los procesos químicos, coincide con las propiedades que nosotros introducimos en las cosas, y así nos infundimos respeto a nosotros mismos. Este edificio es una imitación, sobre la base de metáforas, de las relaciones de espacio, tiempo y número.
 

 

SEGUNDA SECCION

 

En la sección primera hemos visto el papel del lenguaje en la construcción de conceptos y posteriormente en la ciencia. Hemos visto como la abeja construye las celdas y como la ciencia construye los conceptos, el mundo antropomórfico.
Si un hombre normal ata su vida a la razón y a los conceptos, el investigador construye su choza junto a la torre de la ciencia para encontrar protección.
Además de la ciencia en la construcción de metáforas, hay otro cauce, otra actividad el arte. En el arte se confunden las extrapolaciones, metáforas, es un afán por configurar el mundo existente del hombre despierto, haciéndolo irregular, inconsecuente, nuevo como el mundo de los sueños.
INTELECTO. CIENCIA Y ARTE. HOMBRE RACIONAL E INTUITIVO. El hombre tiene una invencible inclinación a dejarse engañar, el intelecto gusta de sentirse libre cuando puede engañar sin causar daño. Poseído de placer arroja las metáforas sin orden alguno. Ya no es servidumbre, se ha convertido en señor, se ha liberado el intelecto y juega con sus obras de arte. Ya no se guía por conceptos sino por intuiciones.
Tanto el hombre racional como el intuitivo ansían dominar la vida: el hombre racional afrontando las necesidades más imperiosas mediante previsión, prudencia y regularidad. El hombre intuitivo tomando como real solo la vida disfrazada de apariencia y belleza. En la Antigua Grecia, el hombre primitivo manejo sus armas de modo potente y victorioso y estableció el dominio del arte sobre la vida, un flujo constante de claridad, animación y liberación. El hombre guiado por conceptos solo conjura desgracias, de las abstracciones no extrae ninguna felicidad.
El hombre intuitivo sufre más que el racional, y lo hace más a menudo porque no sabe aprender de la experiencia, es tan irracional en el sufrimiento como en la felicidad.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres